Un soplo de aire fresco en tu hogar

Con la llegada del verano tu casa va a necesitar un toque de aire fresco. Hoy te contamos cómo refrescarla con unos tips tan fáciles como eficaces. ¡Toma nota!

Ventilación ante todo.
¿Sabías que casi el 30% del calor que se cuela en tu hogar lo hace a través de las ventanas? Así es. Por eso, lo primero que vamos a recomendarte es que abras las ventanas por la noche y mantenlas cerradas durante el día. Al abrirlas de noche, cuando las temperaturas son algo más bajas, ayudarás a refrigerar los diferentes espacios de tu casa. En cambio, durante el día, sobre todo en las franjas horarias más calurosas es mejor mantener las puertas cerradas de las habitaciones para, precisamente, evitar que el aire caliente circule por toda la casa. Lo mejor: ventilar a primera o última hora del día.

 

Si tienes un toldo, úsalo.
Si tienes un toldo, ¡sácale partido! Bájalo en las horas de mayor irradiación, así evitarás que el calor entre en casa. Toma nota, si estás pensando en colocar un toldo en tu hogar, los toldos de colores claros reflejarán más el calor que los de tonos oscuros, que tenderán a retenerlo. En las zonas donde da mucho el sol, resultan muy prácticos los toldos con faldón, ya que bloquean más el sol.

2
3

Fíjate en los materiales.
Para bajar la temperatura ambiente, lo mejor es contar con materiales agradables. Si aún mantienes una tapicería invernal en tus sofás o asientos, añade unas fundas de algodón o un plaid que cubra la zona. Conseguirás que las tardes de soffing sean mucho más agradables.
Cambia tus sábanas de poliéster por tejidos naturales como el algodón o el lino. Son materiales transpirables que te ayudarán a regular de manera natural la temperatura corporal. Si tras este cambio sigues sintiendo calor, dale la vuelta al colchón.
Normalmente tienen dos caras: una más cálida para el invierno y otra más fresca para el verano.

Terrazas para disfrutar.
¿Cuentas con una terraza o un balcón en casa? Si tienes plantas, riégalas por la noche. Las plantas aprovechan más el agua que les suministres cuando cae el sol, ya que la humedad de la tierra contribuye a refrescar el aire que entre en casa.
En el interior de tu casa,, las plantas de hojas verdes y grandes, te ayudarán a mantener la frescura en cada uno de tus espacios.
A la hora de iluminar tu terraza o jardín, lo mejor es que cuentes con luces led. Las clásicas bombillas incandescentes desprenden mucho calor estando encendidas.
Además, ahorrarás en tu factura del hogar, ya que son las bombillas mucho más eficientes. Procura encender el menor número de luces posibles y notarás como el ambiente se mantiene más fresco.

Electrodomésticos.

Enciende los electrodomésticos por la noche para evitar caldear en exceso tu casa. Los aparatos eléctricos generan mucho calor, así que te recomendamos los pongas en marcha en las horas más cálidas del día.
Las campanas extractoras, además de echarnos una mano con humos y olores, ayudan a renovar el aire en la cocina y a rebajar la temperatura. Mantienen a raya la humedad generada por el vapor al cocinar, disminuyendo la sensación térmica.

@cotonetbois_store

0

Start typing and press Enter to search