Grandes salones en espacios pequeños

Muchos creen que quien tiene un salón pequeño, no podrá transformarlo en nada más que eso. Lo que no todos saben es que, de tener un salón pequeño, puedes pasar a tener un gran salón. De esos en los que entras y estás a gusto, de donde no quieres irte, y de los que transmiten paz y harmonía. No hablamos de hacer reformas, tirar paredes y construir de nuevas, sino de darle al salón un aire diferente, y ampliarlo así visualmente.

Todo eso es posible, si sigues unas pocas pautas que harán que tu salón se vea mucho más grande sin modificar físicamente el espacio. Si tienes un salón pequeño, este post es para ti. ¡Sigue leyendo!

Pocos muebles

Uno de los fallos que cometemos al amueblar salones pequeños es pasarnos con los muebles. Encontramos utilidades para todos ellos constantemente. Pero cuanta más cantidad, menos espacio hay, ¡y lo que queremos es espacio! Por lo tanto, la solución es obvia. Reduciendo el número de muebles en el salón, y priorizando lo esencial, conseguirás despejar la zona para que sea mucho más transitable. Busca muebles con doble función, como un sillón-baúl, y verás como la habitación respira, no pesa tanto visualmente, y se ensancha.

 

Decoración simple

Y si con los muebles no nos podemos exceder, con la decoración tampoco. Cargar el salón con muchos ornamentos agobiará, mientras que si lo decoras más relajadamente, el efecto será el contrario. Por lo tanto, no te preocupes mucho por cómo adornar tu salón, porque la clave está en la simplicidad, en saber qué poner pero sin poner demasiado.

 

Colores neutros y unificados

Los colores neutros tienen muchas propiedades. ¡Muchísimas! Y cómo no, una de ellas es la capacidad de convertir los salones pequeños en enormes. Decídete por los colores neutros para las paredes, para el suelo, para los muebles…para todo lo que se te ocurra. Una vez los unifiques y haya cierto equilibrio entre ellos, verás que, en lugar de tener un salón pequeño, tienes un gran salón.

00452181
00452176-1

Iluminación estratégica

Es importante que entiendas la importancia de la iluminación. Y más que eso, la estrategia de iluminar bien una habitación. Para empezar, la luz amplía visualmente el espacio. Pero la luz natural no siempre llega a todos los rincones del salón. Es ahí cuando entra en juego la iluminación estratégica. Cuando consigas que a todo el salón llegue luz, ¡obtendrás un salón más grande!

 

Espejos

Los espejos reflejan la imagen, ¡y también la luz! Si recuerdas el punto anterior, sabrás que la iluminación es un aspecto clave para agrandar el salón. Bien, pues para que la luz se multiplique, rebote y llene el espacio, un muy buen tip es colocar espejos. No te cortes, pon uno o dos bien grandes encima del sofá, o detrás de la tele, y verás la magia. Además, añadirá un toque de estilo al salón.

Newsletter

Todas las novedades y nuestros tips decorativos
en la bandeja de entrada de tu email.

0

Start typing and press Enter to search